miércoles, 5 de marzo de 2014

El extraño poder de la Codesal



Por Osvaldo A. Bodean / El gobernador Sergio Urribarri evita hablar en público de la Corporación para el Desarrollo del Lago de Salto Grande (Co.De.Sal). Tal vez porque la última vez que lo hizo, allá por agosto de 2009, quedó en ridículo al anunciar una reformulación del organismo que prometió "inmediata" pero aún está pendiente, en la que le quitaba poder a su presidente Luis Mazurier. ¿Cómo puede justificar que, cuatro años después, haya avanzado en dirección contraria, reforzando con mayores fondos el manejo "unipersonal" del ente, con el agravante de que sobre su titular pesa una denuncia por irregularidades, investigada por dos fiscales, ante indicios de que se habría adjudicado a sí mismo la explotación de un lujoso hotel del Estado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada