lunes, 24 de marzo de 2014

Un futuro al otro lado del mundo

Por Sergio Urribarri / Fuimos por algo puntual y nos venimos con un mundo de oportunidades. Y siento una gran responsabilidad para que no se desperdicie. Las obras de regadío por las que fuimos a buscar financiación son poco más que un puñado de dólares en la escala de China, aun así para jugar en estas ligas hay que ser serios, cumplir plazos, cumplir exigencias formales, pasar auditorías. Y yo estoy dispuesto a correr ese riesgo. Estas ligas tienen un estándar alto. Lograrlo llevará su esfuerzo pero estoy convencido de que valdrá la pena hacerlo porque hemos encontrado en China nuestra piedra filosofal, es decir aquel recurso capáz de transformar al dinero en alimentos y a los alimentos en felicidad y tranquilidad para los chinos y para los entrerrianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada