martes, 25 de marzo de 2014

Vacaciones en Roma


2153447.jpg

Por Rogelio Alaniz / “Cuiden a la presidente”, dijo el Papa. Nadie dice esas palabras cuando un gobierno es fuerte. El Papa insiste en este tema, porque sabe que una renuncia anticipada, un quiebre institucional se paga caro y los que más caro lo pagan son los pobres. Me parece bien que el jefe espiritual de la Iglesia Católica nos haga esa recomendación, pero como yo no soy un jefe espiritual ni soy partidario de la teoría de la otra mejilla, no me siento obligado a ser tan piadoso. Me explico. Defiendo el orden institucional y aspiro a que la señora llegue al 2015, pero no me comprometo a cuidarla, porque para eso ella cuenta con muy buenos amigos, muy buenos guardaespaldas y muy buena cuenta corriente. Sí creo que es la presidente la que nos tiene que cuidar a nosotros, entre otras cosas porque para eso la eligieron. Cuidarnos de la miseria, la corrupción, la inseguridad y la ignorancia. Cuidarnos de Jaime, Báez, Oyarbide, Boudou y Aníbal Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada