miércoles, 11 de diciembre de 2013

La lección de Nelson Mandela


mandela.jpg

Por Rogelio Alaniz / Siete años después, cuando concluyó su presidencia, decidió retirarse de la política. ¡Qué lección para los pueblos! El hombre más amado de Sudáfrica, el más respetado -incluso por sus adversarios y enemigos-, en lugar de perpetuarse en el poder, en lugar de hacer lo que reclamaban sus incondicionales, es decir, asegurar su reelección, se retira de la política, apuesta a favor de la alternancia, rechaza el culto a la personalidad y le dice que no al irresistible becerro de oro del poder. Lo expresó con singular claridad en uno de sus grandes discursos: “Durante toda mi vida me he dedicado a esta lucha del pueblo africano. He peleado contra la dominación blanca y peleado contra la dominación negra. He buscado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que todas las personas vivan juntas en armonía e igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero poder vivir para realizarlo. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada