miércoles, 11 de diciembre de 2013

Convocar para construir

POR HORACIO JAUNARENA / La fatídica historia de inestabilidad institucional que nace a partir del golpe de 1930 concluye en 1983. Creo que el principal mérito de nuestro gobierno fue la definitiva consolidación de las instituciones y la decisión de que no quedaran impunes los principales responsables de las violaciones a los DD.HH. cometidas desde el Estado o fuera de él. Después de 1983, la sociedad atravesó varias crisis importantes, pero a nadie se le ocurrió atentar contra las instituciones, y las Fuerzas Armadas, lejos de constituir un problema, contribuyeron a su solución. Ésta fue la demostración más importante del cambio cultural que se había producido en nuestra población. La democracia que hoy vivimos no es la que habíamos soñado, y creo que nos queda un vasto camino para recorrer dentro del marco de sus propias reglas.
Ver nota completa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada