jueves, 12 de diciembre de 2013

Córdoba, ¿quiénes son los responsables?

DIAADIA_SAQUEO_RICCHIERI.jpg
Por Rogelio Alaniz / Se podrán discutir las causas de la existencia de la canalla, pero no su sórdida presencia. Puede que en los tiempos que corren esta presencia se haga más visible, pero no es nueva. El saqueo, las tropelías, la infamia, se pierden en la noche de los tiempos, y han sido una amenaza cercana desde que existen las grandes concentraciones urbanas. Se dice que en los “cordobazos” esto no ocurría. Mentiras. No ocurría en la misma dimensión, pero ocurría. En todo caso, lo que hoy está ausente es la dimensión política y militante, pero hasta en las jornadas más revolucionarias, siempre hubo saqueadores. En la revolución francesa de 1789 y en los movimientos sociales de 1848 las crónicas hablan de esto. En la revolución rusa, los historiadores se refieren a los episodios de ebriedad a los que le ponían punto final los propios revolucionarios. Lo siento mucho por los nostálgicos de grandes épicas, pero las masas en París, Berlín, San Petersburgo, no marchaban con el “Contrato social” o “El Capital” bajo el brazo. En lo personal, conozco la experiencia revolucionaria de Nicaragua, cuando el sandinismo en el poder ordenó reprimir a la canalla que después de la huida de Somoza seguía robando e incendiando sin ton ni son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada