martes, 10 de septiembre de 2013

ANIVERSARIO DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE



Por Hipólito Solari Yrigoyen / En el aniversario del golpe de Estado en Chile contra el gobierno constitucional de Salvador Allende repudio tanto el golpe como a la dictadura sangrienta de Augusto Pinochet que introdujo a su país en el cono de sombra de la ilegalidad y el terror con sus crímenes, persecuciones, torturas y violaciones permanentes de todos los derechos humanos y de la aniquilación de las libertades públicas. Miles y miles de demócratas chilenos fueron a parar a la cárcel y al exilio. También elevo mi crítica contra los extremistas de izquierda que perturbaron permanentemente el accionar de Allende con medidas de fuerza, al margen de la ley. “Mis peores enemigos –nos dijo Allende en una reunión en la embajada de Chile, a la que asistí con Arturo Illia, Raúl Alfonsín, Luis Caeiro, Conrado Storani, y otros pocos radicales - “son los que me toman fundos (propiedades)”. Constituimos en aquel entonces la pluralista Coordinadora de Movimientos de Ayuda a Chile (COMACHI) para ayudar a los perseguidos y a los que llegaban a la Argentina escapando a la muerte, los que no fueron bien recibidos por el gobierno de nuestro país. Presidí una delegación parlamentaria que viajó a Chile para interesarnos por los presos e intentar visitarlos, lo que no logramos. También integré la Comisión Internacional Investigadora de los Crímenes de la Junta Militar en Chile, que se constituyó en Helsinki, Finlandia y de la que fui vicepresidente. Formamos el Comité Parlamentario Argentino de Solidaridad con Chile que, entre otros, integramos los senadores Antonio Nápoli, Cerro, Adolfo Gass y los diputados Plácido Nosiglia, Rafael Marino, Mario Abel Amaya, Héctor Valenzuela, O.H. Imbaud, y María Teresa Morini., Como senador nacional por la UCR (Chubut) presenté proyectos en solidaridad con el pueblo hermano, los que no conseguí que fueran tratados por la mayoría parlamentaria Escribí también el folleto “Condena a las violaciones de los Derechos Humanos en Chile”. Cuando Isabel Allende, hija de Salvador y actual parlamentaria, regresó a Chile al final de la dictadura y yo era senador nacional, me honró pidiéndome que la acompañase, lo que así hice por temor a que fuera detenida.. Cuando el pueblo hermano reconquistó la democracia, el presidente Patricio Aldwin, reconoció nuestro accionar y me honro condecorándome con la Orden de Bernardo O´Higgins . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada