sábado, 23 de noviembre de 2013

¿Inversión de riesgo?



Por Hugo Barreto / Al final ocurrió lo que todos nos imaginábamos. El Proyecto Integral Turístico enviado por el intendente Carlos Schepens al Concejo Deliberante de Concepción del Uruguay fue aprobado por mayoría. Para los concejales del Frente Para la Victoria no hubo objeciones al nuevo acuerdo establecido entre la empresa que antes no cumplió con lo pautado y el Ejecutivo. Estos concejales ya una semana antes dejaban entrever su postura cuando no emitieron una sola palabra el día en que hubo reunión en comisión y los vecinos de la ciudad tuvieron la oportunidad de manifestarse. Fue un acto democrático realmente significativo, empañado por el silencio oficialista. Es importante destacar en este punto que hubo otros que también han hecho silencio en todo este proceso. Por ejemplo las instituciones. Las nuevas y las centenarias. Sobre todo porque ellas están integradas por vecinos respetables que quieren lo mejor para la ciudad. La estrategia del gobierno local en los días previos a la aprobación fue la de salir en los medios de comunicación a defender este nuevo convenio. Lo que se pudo observar allí es lo de siempre. Medios que reprodujeron literalmente las declaraciones ya sea del intendente o del empresario Jorge Cura como representante de la empresa y aquellos que demostraron su postura ya sea a favor o en contra. La oficina de prensa fue la encargada de gestionar las entrevistas dando la posibilidad de elegir: intendente o empresario. Elegí “Intendente”. Las declaraciones de Carlos Schepens (www.radio9digital.net) aportaron a quien escribe estas líneas más desconcierto aún. Por ejemplo el no entender como es que si se rescinde un contrato con una empresa por incumplimiento se termine acordando un nuevo acuerdo con la misma empresa incumplidora. Y menos entiendo aún cuando el intendente nos dice que quedamos expuestos a un juicio millonario en contra nuestro. Y menos entiendo, cuando nos dice que queda expuesta su familia y que lo “pueden dejar en calzoncillos”. ¿Cómo se deben interpretar tales palabras? A pesar que él lo niegue en la entrevista, estamos ante una persona que quedó encerrada en una situación que lo presiona(n) a resolver a favor del emprendimiento. El haberlo enviado para su aprobación al Concejo solo fue para cumplir con la formalidad. Es para decir luego, que esto fue debatido por los concejales del pueblo. Hay que cuidar las formas, habrán pensado. Lo que no cuidaron a mi modesto entender es el patrimonio de los uruguayenses. “Pero si la manzana de la actual terminal queda para nosotros y en el mercado nos hacen un centro cultural” es el principal argumento de defensa. “Pero si el que tiene las maquinitas ahora se lleva la plata y no aporta nada a la ciudad” dicen otros. La realidad es que hoy se le dio luz verde para que amparados en una ley, el 50 % del dinero de las apuestas de las máquinas tragamonedas se lo lleve un privado. Se nos ha dicho que este tipo de inversiones traerán turismo y progreso a nuestra ciudad. Lo que no dicen es cuánto se llevan. Partamos de la base que este no es el caso de una empresa que ha hecho un estudio de mercado cuyos resultados le indican que es conveniente invertir en ciudades como la nuestra. Entiendo que inversión genuina es cuando alguien desembolsa una determinada cantidad de dinero para concretar su idea. Luego se pone a trabajar para conseguir la mayor rentabilidad posible. Te puede ir bien o te puede ir mal. Es lo que se llama inversión a riesgo. Este Emprendimiento Integral Turístico ¿es una inversión de riesgo? Evidentemente no. Y las cuentas son muy simples. Tomo como ejemplo la tarifa de una cadena de hoteles 4 estrellas que está en nuestro país. Habitación por día. Costo: $600. El hotel que construirán en Concepción ¿cuántas habitaciones tendrá? ¿Treinta? ¿Cuarenta? ¿Cincuenta? Tomemos que tendrá 50 habitaciones. Quiere decir que si está completo, su facturación diaria será de $30.000. Ahora tomemos que hay dos personas por habitación, quiere decir que tenemos 100 turistas. Estos salen a gastar en comida o suvenir en la ciudad, $500 cada uno. Dejarán por lo tanto $50.000. Recuerde que este cálculo es por día. Sin ánimo de confundirlos con los números, si sumo la facturación del hotel más lo gastado en la ciudad por los turistas traídos por este proyecto suma un monto de $80.000. Se supone que este es el dinero fresco que entrará a nuestra ciudad. ¿Sabe cuánto facturará por día este empresario en las maquinitas según fuentes fidedignas? La respuesta es: $150.000. Acérquese al casino y observe si los apostadores son turistas o ciudadanos de Concepción o la región. Si a este hotel no le viene un solo pasajero a alojarse, estos empresarios siguen facturando gracias a la ley. ¿Dónde está el riesgo? Como párrafo final le pido al lector que saque algunas cuentas. Multiplique $80.000 por 30 días del mes por 12 meses al año por 50 años de concesión y le dará como resultado lo facturado como ingreso de dinero fresco a nuestra ciudad. Luego cambie la cifra y en vez de 80.000 ponga 150.000, eso le dará lo facturado en concepto de maquinitas. Si se perdió haciendo las cuentas, que Dios y la Patria se lo demanden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada