martes, 25 de junio de 2013

LO OPUESTO AL POPULISMO CONSERVADOR

Por Lilia Puig de Stubrin / Que la fiesta no oculte al liberalismo político que inspiró a la ASAMBLEA DE 1813 y sirva para reencauzar la República. 
 La lucha contra la sociedad aristocrática del llamado Antiguo Régimen implicó atacar sus bases filosófico - políticas y su consecuente diseño institucional. Por ello, la lucha anticolonial contra España incorporó las ideas emergidas en la Revolución Francesa que se habían ido construyendo en el largo proceso iniciado en la Revolución Inglesa del siglo XVII, y que tuvo entre otros jalones, la elaboración de La Enciclopedia, las guerras napoleónicas y la Revolución Americana. Los nombres de Locke, Montesquieu, Rousseau, Diderot, Voltaire, son inevitables para entender las declaraciones políticas que caracterizaron al movimiento republicano europeo y lo son también para entender los fundamentos de nuestro sistema institucional. Los hombres libres e iguales. La vida y la libertad como valores absolutos. La esclavitud como delito. La eliminación de los honores, o sea el fin de la sociedad aristocrática. El fin de la persecución religiosa con la eliminación de la Inquisición. Nunca Más persecución ni tortura. La condición humana por encima de cualquier otro valor. La Constitución Nacional, inspirada en estas ideas dirá: las cárceles no son para castigo. Principio de legalidad, distinción entre poder constituyente y constituido. Sometimiento a la ley de todos los ciudadanos, los de a pie y los funcionarios. Juicio de residencia para luchar contra la corrupción. El Derecho al servicio de la condición humana, limitando el poder del estado a través de la división de poderes. Derecho fundado en la soberanía popular: son los representantes quienes hacen la ley. No es Dios, es el pueblo que ejerciendo la soberanía popular elige a quienes la elaboran. Doscientos años después se hace una fiesta declarando feriado para conmemorar la Asamblea del Año XIII. Pero se gobierna negando los principios que la sustentaron: populismo conservador y plebiscitario en lugar de República; falta de garantías del Estado para que los individuos de las comunidades aborígenes sean libres; mujeres que mueren por abortos clandestinos, confusión gubernamental entre subsidios y aseguramiento de derechos personales y sociales por parte del estado democrático; decretos de necesidad y urgencia en vez de leyes; legalidad que somete financieramente a municipios y provincias en la construcción de un unicato; sistema educativo que no enseña la historia de la Patria y no logra que los estudiantes lean comprensivamente al fin del ciclo escolar, más de un millón de jóvenes que no son libres porque no tienen condiciones para decidir sobre su vida.... Los argentinos necesitamos que el gobierno se dedique menos a las fiestas. Debe empezar a construir instancias de acuerdo político para atender los graves problemas estratégicos que se han ido construyendo frente a su aparente ceguera. Pareciera que no entiende ni la complejidad de la sociedad argentina ni las necesidades que se nos imponen como consecuencia de la nueva sociedad global. Los patriotas de año XIII no se refugiaron en un nacionalismo irracional, supieron adecuar las ideas de la época a nuestras necesidades y, fundamentalmente, entendieron que sin liberalismo político no había posibilidades de individuos libres ni de Patria soberana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada