miércoles, 2 de abril de 2014

Malvinas: la sangre de un solo hombre es demasiada para todos los siglos y toda la tierra.



Por Gonzalo Berra / Aquellos jóvenes que dejaron su vida en Malvinas y los que sobrevivieron, seguramente sin saberlo, hicieron posible el milagro de una Democracia sin condicionamientos militares. Una Democracia que, con sus virtudes y defectos, pone a la vida humana en el centro de la escena. Una Democracia que en los ochenta fue el faro inspirador de Sudamérica. Honor y gratitud a los jóvenes que combatieron en Malvinas, la gloriosa juventud de los ´80. Son los héroes de la Democracia Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada