jueves, 3 de abril de 2014

Le quieren regalar a una persona $2.5 millones que son de la gente de Gualeguaychú


Darío Carrazza

Por Darío Carrazza / Hay algo feo detrás de todo esto y cada día se va notando más. “no lo soñe yeeeee los ojos ciegos bien abiertos” dice la canción. ¿A quién se le ocurre pedir una exención de tasas de 2.5 millones de pesos luego de haber anunciado un espectáculo y puesto en venta las entradas? Y lo que es peor: A quién se le puede ocurrir otorgarla una vez que peticionante se encuentra en estas condiciones, es decir lisa y llanamente obligado a pagar. Si sucede, como dicen, que todo esto será avalado por los concejales del oficialismo, habrá quedado al desnudo que ello obedece a un acuerdo previo y secreto, hecho quien sabe por qué personas. Esto perjudica a Gualeguaychú en un monto similar al histórico desfalco de tesorería, e impide cubrir los gastos de limpieza, tránsito y seguridad en que deberá incurrir la ciudad para recibir tanta cantidad de gente. Si se argumenta que esos gastos ya están cubiertos por rentas generales estaríamos peor aún, porque tendríamos que preguntarnos cuántas cosas se podrían hacer con esos 2,5 millones excedentes. Pensaríamos nomás en la música y la cultura de Gualeguaychú, en montar estudios de grabación para sus músicos, talleres e instrumentos musicales para nuestros niños, edición de discos, libros, compra o refacción de inmuebles. Podríamos también, fuera del arte, pensar en viviendas, obras de infraestructura, educación, cámaras de seguridad, etc. Sería interminable la enumeración por una razón sencilla: La economía consiste en la cobertura de necesidades infinitas con recursos limitados. Por eso no se puede entender esta exención y los Sres. Concejales, si es que representan a los vecinos de Gualeguaychú, deberían rechazarla. De lo contrario tendremos que decir una vez más con el cancionero de ricota: “no mires por favor y no prendas la luz la imagen te desfiguró”.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada