jueves, 15 de mayo de 2014

Un gobierno sordo que sólo escucha su propio relato

Foto: El titular de ATER, Casaretto en declaraciones públicas sostuvo que los productores no se quejan del impuestazo y que la reforma es progresista porque todo lo recaudado se aplicó al aumento de salarios.

Los trabajadores y los productores sí se quejan del impuestazo, pero Casaretto no los escucha. Es inútil hablarle a un gobierno sordo que sólo escucha su propio relato.

Yo desafío a Casaretto, que es un provocador profesional, a que les diga a los ciudadanos entrerrianos que lo que aplicaron no es un impuestazo vergonzoso.

A los empleados públicos les dieron un 15% de aumento, con la promesa que más adelante le van a dar el 11% restante. En ese mismo cuatrimestre, en que ese 15% quedó licuado por los descontrolados aumentos de precios, el gobierno incrementó su recaudación un 46,1%, gracias al impuestazo. Mejor que Casaretto explique a dónde fue a parar la diferencia.

Que les explique a los productores, a los comerciantes, a los trabajadores que la reforma impositiva no es un impuestazo. Comparado con el año 2007 el gobierno nacional aumentó la recaudación impositiva un 482%, mientras que Urribarri, en el mismo período, la aumentó un 622%. Si ya es insoportable la carga impositiva del gobierno nacional para nuestra industria, para los productores, para los prestadores de servicios ¿se imaginan la asfixia que significan los impuestos provinciales, que aumentaron un 140% más que los nacionales?

Mientras tanto, en los últimos dos años desaparecieron 3.400 puestos de trabajo en el sector privado. Ahí Casaretto va a encontrar las consecuencias de las políticas populistas y cortoplacistas del kirchnerismo provincial.

Mejor que Urribarri reclame a la Nación la coparticipación que nos corresponde. De esa manera no necesitará expoliar los bolsillos de los trabajadores y productores entrerrianos.
Por Atilio Benedetti / El titular de ATER, Casaretto en declaraciones públicas sostuvo que los productores no se quejan del impuestazo y que la reforma es progresista porque todo lo recaudado se aplicó al aumento de salarios. Los trabajadores y los productores sí se quejan del impuestazo, pero Casaretto no los escucha. Es inútil hablarle a un gobierno sordo que sólo escucha su propio relato. Yo desafío a Casaretto, que es un provocador profesional, a que les diga a los ciudadanos entrerrianos que lo que aplicaron no es un impuestazo vergonzoso. A los empleados públicos les dieron un 15% de aumento, con la promesa que más adelante le van a dar el 11% restante. En ese mismo cuatrimestre, en que ese 15% quedó licuado por los descontrolados aumentos de precios, el gobierno incrementó su recaudación un 46,1%, gracias al impuestazo. Mejor que Casaretto explique a dónde fue a parar la diferencia. Que les explique a los productores, a los comerciantes, a los trabajadores que la reforma impositiva no es un impuestazo. Comparado con el año 2007 el gobierno nacional aumentó la recaudación impositiva un 482%, mientras que Urribarri, en el mismo período, la aumentó un 622%. Si ya es insoportable la carga impositiva del gobierno nacional para nuestra industria, para los productores, para los prestadores de servicios ¿se imaginan la asfixia que significan los impuestos provinciales, que aumentaron un 140% más que los nacionales? Mientras tanto, en los últimos dos años desaparecieron 3.400 puestos de trabajo en el sector privado. Ahí Casaretto va a encontrar las consecuencias de las políticas populistas y cortoplacistas del kirchnerismo provincial. Mejor que Urribarri reclame a la Nación la coparticipación que nos corresponde. De esa manera no necesitará expoliar los bolsillos de los trabajadores y productores entrerrianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada