viernes, 9 de mayo de 2014

El fin de la era kirchnerista: Urribarri aumenta los empleos públicos y se pierden los privados

Foto: El fin de la era kirchnerista:
Urribarri aumenta los empleos públicos y se pierden los privados

Según datos oficiales de la AFIP (en base a las mediciones de SIPA, organismo que depende del ANSES) y del Ministerio de Economía de Entre Ríos, en el período que va desde el 2011 a fines del 2013 el empleo público en la provincia creció en casi 5.000 agentes, mientras, en el mismo período, el empleo privado perdió 3.400 puestos de trabajo. 

Los últimos tres años demuestran la ineficacia del gobierno de Urribarri, que lo que más sabe es aumentar el gasto público y al mismo tiempo la presión impositiva para poder cubrir esas necesidades.

El modelo provincial kirchnerista se copia del modelo populista nacional y, como éste, aumenta el gasto público a la vez que se deteriora la calidad de los servicios. Pero a diferencia Cristina, Urribarri, no puede darle manija a la maquinita de emitir dinero, y entonces aplica obscenos incrementos de impuestos, cuyos efectos no tienen otro destino que seguir asfixiando a los sectores productivos. Como consecuencia seguirá frenada la creación de empleo privado.

Números

Según los datos oficiales de 2011, los empleados públicos en Entre Ríos eran 80.555, mientras que a fines del 2013 ese número creció a 84.997, y en el mismo período los privados registrados pasaron de 151.888 a 148.488.

Estos números ponen en evidencia dos problemas centrales. Por un, lado el aumento desmesurado del gasto público de un gobierno que se va y que hizo de la dádiva un estilo de gestión. El segundo inconveniente es que la disminución del empleo privado es un indicador que la economía ha entrado en un proceso de parálisis y recesión, producto de la pésima gestión económica del gobierno nacional y del cepo a la producción y a los servicios entrerrianos que ha puesto Urribarri, a través de los últimos aumentos impositivos.
Por Atilio Benedetti / Según datos oficiales de la AFIP (en base a las mediciones de SIPA, organismo que depende del ANSES) y del Ministerio de Economía de Entre Ríos, en el período que va desde el 2011 a fines del 2013 el empleo público en la provincia creció en casi 5.000 agentes, mientras, en el mismo período, el empleo privado perdió 3.400 puestos de trabajo. Los últimos tres años demuestran la ineficacia del gobierno de Urribarri, que lo que más sabe es aumentar el gasto público y al mismo tiempo la presión impositiva para poder cubrir esas necesidades. El modelo provincial kirchnerista se copia del modelo populista nacional y, como éste, aumenta el gasto público a la vez que se deteriora la calidad de los servicios. Pero a diferencia Cristina, Urribarri, no puede darle manija a la maquinita de emitir dinero, y entonces aplica obscenos incrementos de impuestos, cuyos efectos no tienen otro destino que seguir asfixiando a los sectores productivos. Como consecuencia seguirá frenada la creación de empleo privado. 
Números. Según los datos oficiales de 2011, los empleados públicos en Entre Ríos eran 80.555, mientras que a fines del 2013 ese número creció a 84.997, y en el mismo período los privados registrados pasaron de 151.888 a 148.488. Estos números ponen en evidencia dos problemas centrales. Por un, lado el aumento desmesurado del gasto público de un gobierno que se va y que hizo de la dádiva un estilo de gestión. El segundo inconveniente es que la disminución del empleo privado es un indicador que la economía ha entrado en un proceso de parálisis y recesión, producto de la pésima gestión económica del gobierno nacional y del cepo a la producción y a los servicios entrerrianos que ha puesto Urribarri, a través de los últimos aumentos impositivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada