domingo, 25 de mayo de 2014

Para olvidar al soldado Alberto Agapito Ledo, asistente de Milani, desaparecido en junio de 1976



Por Pepe Eliaschev / No me imagino que algo así hubiera podido concretar un hombre como Martín Balza, el primer general del Ejército Argentino que tuvo la hombría, decencia y coraje de pedir disculpas por las abominables violaciones de los derechos humanos de sus camaradas. No es el caso de Milani. No solo no pide disculpas, no solo está imputado, sino que ahora se homenajea a sí mismo con una cuenta que pagamos todos, mientras dejemos que esta clase de gente siga haciendo este tipo de festejos abominables y vergonzosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada