miércoles, 4 de junio de 2014

Una abdicación humillante para un golpe constitucional de perspectivas nada halagüeñas

Por Antoni Domènech, G. Buster y Daniel Raventós /Pase lo que pase, los republicanos españoles siempre tendrán que agradecer al pueblo catalán la inestimable ayuda democrática prestada en este final de tragicomedia chabacana de la Segunda Restauración. Pero queda a los demócratas catalanes –también en provecho propio— un último esfuerzo por realizar, acaso el más difícil y delicado: acompasar republicano-fraternalmente y sin tardanza su justa lucha por el "derecho a decidir" del pueblo catalán con la lucha por el "derecho a decidir" de todos los pueblos de España. Ojala sepamos todos estar a la altura de las circunstancias. Porque, como dice el refrán chino que tanto le gustaba a Hobsbawm, no se nos ahorrará vivir en "tiempos interesantes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada